La sanción de la ley N° 26.390 implica un verdadero avance en materia de protección del trabajo adolescente y los derechos de la infancia en la República Argentina al indicar claramente que en nuestro país “el trabajo infantil está prohibido”, en completa armonía con los postulados de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, que obliga a los países que la ratifican a “reconocer el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual moral o social” (art. 32 CDN).

Es importante destacar la referencia expresa que la norma hace al rol que desempeña la inspección del trabajo como herramienta eficaz para la prevención y erradicación del trabajo infantil; lo que nos lleva a recordar lo dispuesto por el Pacto Federal del Trabajo Ley N° 25.212 al expresar que “la asignación de competencias, que en materia laboral impone el sistema federal de gobierno, no debe transformarse en un obstáculo para la generación en el país de políticas y acciones que procuren el bienestar general, sino que, por el contrario, ofrece la posibilidad de sumar voluntades y recursos humanos y materiales”.

En este sentido, como parte de los deberes de protección del trabajo, el Estado nacional, las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, deberán atender la situación de los sectores más vulnerables como es el caso de las niñas, niños y adolescentes.

El Consejo Federal del Trabajo, como ámbito en el que están representadas las autoridades laborales de todo el país, promueve la acción inspectiva e impulsa los planes, programas y acciones destinados a la prevención y la erradicación del trabajo infantil en las jurisdicciones, en línea con lo dispuesto por el Plan Nacional de Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil, diseñado por la Comisión Nacional de Erradicación del Trabajo Infantil (CONAETI) con las Comisiones Provinciales (COPRETIS) y las administraciones laborales de las jurisdicciones.

Este Plan Nacional reconoce la importancia de la inspección del trabajo para la erradicación del trabajo infantil, al dedicarle el objetivo 5 que refiere a “Recaudar y fortalecer los sistemas de inspección del trabajo en materia de prevención y erradicación del trabajo infantil”, instando en el inspector una actitud proactiva y la acción preventiva como promotoras de la transformación social.

Siendo conscientes que el trabajo infantil constituye una problemática social, las medidas que se promueven deben orientarse también, a lograr el compromiso de los actores sociales a través de la participación de las organizaciones representativas de empleadores y trabajadores y de otras instituciones sociales.

Finalmente, desde el Consejo Federal del Trabajo, ansiamos que la difusión de los derechos de los niños y adolescentes contribuya a lograr una Argentina sin trabajo infantil y con trabajo adolescente protegido.

Dr. Roberto Marcelo Pedehontaá

Presidente del CFT (Período 2008)

volver a arriba